5 consejos de ejercicios para personas ocupadas

 

running-1081694_1280

Se necesita tiempo y esfuerzo para cuidar del cuerpo. ¡Esto no está en discusión aquí! Pero es muy importante encontrar tiempo para realizar ejercicio. Los beneficios del ejercicio son demasiado importantes como para ignorarlos.

Sin embargo, la mayoría de nosotros estamos demasiado ocupados para incluso darnos tiempo para lo que queremos hacer, y mucho menos encontrar tiempo para crear nuevos hábitos saludables. No es exactamente relajante comenzar una nueva rutina de ejercicios cuando ya estás agotado del trabajo.

Afortunadamente, hay muchas formas de introducir el ejercicio sin tener que ir al gimnasio todos los días. Haciendo lo mismo día tras día puede ser aburrido, y los hábitos que encontramos aburridos probablemente no los mantengamos siempre.

Aquí hay seis grandes maneras de introducir suavemente el ejercicio en tu rutina diaria. Cada consejo hará del ejercicio algo más divertido que aquellas rutinas que probablemente ya has intentado en el pasado.

  1. Repiensa tu asiento. ¿En tu lugar de trabajo, te sientas en una silla de oficina normal? Si es así, considera cambiar a una mesa de pie, que ejercita los músculos de las piernas de una forma mucho más activa que si estás sentado pasivamente. Incluso sentado en una pelota de ejercicio obliga a tus músculos de la base a activarse, ayudando a tu cuerpo a ejercitarse para mantenerse estable. Puede que no parezca mucho, pero esos esfuerzos se acumulan hasta lograr una mayor fuerza muscular con el tiempo.
  1. Repensar tu viaje. Si tienes la posibilidad en la que puedes caminar o ir en bicicleta al trabajo, puede ser el comienzo del día que a la vez es activo y relajante. Caminas a la oficina centrado en el movimiento y dedicas el tiempo a escuchar tu propios pensamientos. Incluso haciendo ejercicios, estando sentado puede sumar. Alguna acción de flexión de hombros durante el atasco de tráfico de la mañana puede acercarte mucho hacia la prevención de la rigidez y la tensión en el cuerpo.
  1. Haz lo que te encanta. ¿Te fascina ver Baile con las Estrellas? Toma clases de bailes de salón o incluso zumba. Al construir sobre lo que ya amas, estás preparando el escenario para divertirte mucho más que haciendo los ejercicios que “tienes” que hacer.
  1. Reclutar a tus amigos. ¿Alguna vez escuchaste el dicho: “Cuanto más, mejor”? ¡También se aplica al fitness! Selecciona un amigo o dos para una caminata, trote, andar en bicicleta o pasear. ¡El tiempo se pasará volando e incluso podrías encontrarte esperando tu próxima excursión!
  1. No te castigues por la baja actividad. El cuerpo se adapta a los niveles de actividad, pero también ama el descanso. Incluso si  sólo estiras tu cuerpo durante las pausas comerciales, evitando que tu cuerpo esté cada vez mas sedentario es una cosa muy buena. ¡Así que mantenlo en movimiento para ver los beneficios! Nunca te arrepentirás de hacer ejercicio, incluso si te sientes como “no es suficiente.”
  1. Únete a una competición. ¿Te consideras una persona competitiva? ¡Entonces  unirte a una competición podría ser la opción perfecta para ti! Incluso si no tienes las habilidades para competir en un equipo en la actividad que elijas, todavía puedes desafiar a tus amigos o a ti mismo a un juego.

¿Cómo asegurarse de obtener suficiente ejercicio? ¿Cómo hacer que tu ejercicio funcione en tu rutina? Comparte tu experiencia en los comentarios!

 

Esmeralda Herrera
Esmeralda Herrera

Health y Business Coach

Curiosa por esencia, emprendedora multi pasiones, apasionada por el desarrollo del potencial humano. Health Coach del Institute for Integrative Nutrition of New York. Con estudios de Executive Coaching en Handel Group, EEUU, terapeuta en Emotional Freedom Thecnique (o tapping) y en Mindfulness.

No han comentado aún

Escribe un comentario

Tu email no será publicado.

0

Tu carrito