fbpx

Tu intestino es tu segundo cerebro, donde comienza tu salud física y mental

Una cantidad cada vez mayor de investigaciones ha relacionado la salud de la flora intestinal o microbioma con varias enfermedades crónicas, y muchos creen que es la base de nuestra salud y bienestar.
Parece que la sabiduría antigua está demostrando ser cierta: que el intestino, llamado nuestro “segundo cerebro” es nuestra fuente de poder y puede mantener la clave para la salud que todos hemos estado buscando.

En este posteo repasaremos los fundamentos más básicos de la salud intestinal, y te guiaré a través de una visión general de otros post que próximamente publicaré.
¿Qué significa exactamente la salud intestinal y cómo se siente un intestino sano? ¿Un intestino sano es la ausencia de gases, hinchazón, acidez estomacal u otros síntomas relacionados con la digestión?
¿Qué pasa con la niebla cerebral, la falta de concentración, los dolores de cabeza o los problemas de la piel? En su raíz, síntomas como estos pueden ser el signo de un problema intestinal más profundo. Como resultado, el intestino puede contribuir a muchos síntomas comunes y malestar general. Por otro lado, un intestino sano también parece ser la base de la vitalidad y la salud óptima.

Repasemos algunos hechos asombrosos:

● Hay más de 170 enfermedades que se han relacionado con la salud intestinal. ¿Te
suena “desgarrador”?
● Más de 70 millones de personas, sólo en los Estados Unidos, tienen algún tipo de
enfermedad digestiva. Éstas incluyen:
– Enfermedad del intestino irritable
– Diverticulitis
– Enfermedad celíaca
– Enfermedad de Crohn
– Clostridium difficile, o C. Diff, sólo por nombrar algunas.

● De hecho, ¡el 90% de todas las enfermedades se remontan a un intestino enfermo! Por
ejemplo:
– Alergias
– Asma
– Diabetes
– Cáncer
– Alzheimer
– Enfermedad del corazón
– Enfermedad autoinmune
– Y, la artritis. Y la lista continúa.

● Hay muchos síntomas que pueden resultar de un desequilibrio de la salud intestinal,
como:
– Fatiga crónica
– Fatiga suprarrenal
– Problemas de la piel
– Niebla cerebral
– Hormonas
– Libido baja
– Cambios de humor
– Ansiedad
– Depresión
– Dolores de cabeza
– Y, eczema.

¡Es abrumador la cantidad de enfermedades y dolencias en el cuerpo que se originan en el intestino!
La enfermedad crónica está en aumento, y la obesidad es una epidemia. Escuchamos cada vez más casos de trastornos intestinales, ya sea como la causa raíz o un síntoma de un problema mayor. ¿Cuántos de ustedes han visto clientes que han tenido problemas de salud intestinal o digestivos? ¿Ha crecido ese número? Y, ¿con qué frecuencia ha encontrado que otro problema, como los relacionados con la piel o la inmunidad o el azúcar en la sangre, está relacionado con la dieta o la digestión de un cliente?

Parece que Hipócrates tenía razón al decir que “Toda enfermedad comienza en el intestino”. Y, también, parece que nuestra vida moderna está causando estragos en nuestros intestinos.

¿Qué es exactamente el instinto y por qué es tan importante? En un nivel básico, el intestino es donde asimilamos y procesamos todos los aspectos de los alimentos … todo, desde las enzimas que aparecen en el momento en que olemos los alimentos cocinados, hasta la digestión y asimilación adecuadas de los nutrientes de los alimentos que comemos.
El intestino es el lugar donde dividimos ese alimento en información que nuestro cuerpo puede utilizar, como grasas, proteínas, carbohidratos y azúcares.

Otros roles del Intestino

Juega un papel mucho más grande que la digestión. ¿Sabías que el intestino también:
– Ayuda a desarrollar el sistema inmunológico desde el nacimiento.
– Es el órgano endocrino más grande, segregando más de 30 hormonas.
– Y, tiene un cerebro propio, lo que significa que puede operar completamente independiente de tu otro Cerebro … ya sabes, el de tu cráneo.
Como resultado, el intestino afecta a casi todos los sistemas y órganos de nuestro cuerpo.
¡El intestino juega un papel importante en nuestra inmunidad, regulación hormonal, azúcar en la sangre y la salud de nuestro cerebro! Ahora, eso es algo que da para pensar.

Segundo Cerebro

El intestino  es llamado el “segundo cerebro” porque tiene más neuronas que la médula espinal. Esto parece implicar que el intestino tiene una función mucho más grande que la digestión.
Tu intestino y tu primer cerebro están en comunicación constante. El intestino pasa las señales al cerebro y viceversa. Alerta al cerebro de cualquier posible estrés o peligro. El intestino es el órgano sensorial más grande, y te está comunicando información todo el tiempo.
Piensa en tu instinto como el guardián. Aunque técnicamente está dentro de tu cuerpo, el intestino determina qué entra en tu cuerpo desde el mundo exterior. Determina qué se deja entrar y qué se debe mantener fuera.
Imagínate una época en que la higiene o el saneamiento no estaban generalizados, antes de que los médicos se lavaran las manos con jabón antibacterial y cuando no dábamos a nuestros niños gel antibacterial para manos. Patógenos y bacterias se encontraban en todas partes. El trabajo del intestino era asegurarse de que no te intoxicaras con los alimentos … o que te contagiaras un insecto de tu vecino … o que te tragaras un parásito del agua sucia.
¡Y es por eso que el 80% de tu sistema inmunológico reside en el intestino!

La sabiduría oriental

En la medicina oriental, el intestino se conoce como el “asiento del alma” o la “fuente de energía”. Sin embargo, muchos de nosotros, especialmente en el occidente, no hemos pensado mucho en nuestro intestino, aparte de un lugar por donde la comida entra y sale, o lo que llamamos peso extra alrededor de la cintura, que obtenemos de un exceso de cortisol o cerveza.

Más adelante te iré mostrando las perspectivas de las medicina china, ayurvédica y griega y lo que nos dicen sobre la salud intestinal y cómo estas pueden haber cambiado con el tiempo. También te ofreceré orientación sobre dieta, hierbas, suplementos y opciones de estilo de vida que pueden ayudarte a sentirse mejor, ¡mejor de lo que quizás sabía que era posible!
Te puedo comentar que yo desde que cambié mi dieta mi nivel de energía y estado de ánimo han sido cada vez mejores. Tal como te dije anteriormente el intestino afecta la salud del cerebro, las investigaciones actuales están demostrando que el intestino afecta directamente nuestras emociones, comportamientos y decisiones.

Practiquemos

Te quiero invitar a darte un espacio y reflexionar por un momento: toma un lápiz y un papel y comienza a reflexionar sobre tu propia salud intestinal. Quédate tranquilo por un momento y solo sintonízate. ¿Qué notas en tu instinto en este momento? Por intestino, quiero decir estómago, o esa área en general.
¿Notas algo? Satisfecho de una comida? ¿Gluglú? ¿nervios?
Cuando haya terminado, anota abajo lo que comiste por última vez y algunas de las principales cosas que están sucediendo en tu vida en este momento. ¿Hay situaciones estresantes en el trabajo o en tu casa? ¿Tienes alguna tarea pendiente o tal vez una conversación con alguien que te gustaría limpiar? ¿Grandes eventos o reuniones próximamente?
Registra, anota___________________________________
¿Cómo te fue? ¿Parece que podría haber una conexión entre lo que está pasando en tu vida y lo que está pasando en tu instinto? Nuestras entrañas están llenas de información. Piensa en la frecuencia con que insinuamos sensaciones viscerales en las conversaciones cotidianas, como “Tengo mariposas en el estómago” o “Tengo un nudo en el estómago”. Pero, ¿con qué frecuencia nos hemos detenido a pensar realmente en dónde se originan estos dichos? ¿Qué sabemos realmente sobre el intestino? Digiere nuestra comida, pero ¿qué pasa con nuestros pensamientos? Dado lo mucho que nos referimos a él, en algún nivel, probablemente tengamos el instinto de que nuestros intestinos estaban haciendo mucho más.
Otro pensamiento: cuanto más saludables sea el intestino, quizás más saludables sean nuestros instintos.

Te animo a que comiences a rastrear tus sensaciones a lo largo del día. Muchos de nosotros, debido a nuestro estilo de vida actual, hemos perdido esa conexión con nuestro intestino y sabiduría interior.

Richard Branson, fundador de Virgin Group, que posee más de 400 compañías, dijo una vez: “Confío más en mi instinto que en investigar grandes cantidades de estadísticas”. La sabiduría del instinto es cierta incluso para los empresarios más poderosos. El cuerpo es un sistema interconectado. Considera el instinto como el sistema operativo central literal y quizás también metafóricamente.

Si escuchamos a Hipócrates que la muerte se esconde en los intestinos” y que “la mala digestión es la raíz de todo mal”, tiene sentido que la salud óptima comience allí también.

Esmeralda Herrera
Esmeralda Herrera

Health y Business Coach

Curiosa por esencia, emprendedora multi pasiones, apasionada por el desarrollo del potencial humano. Health Coach del Institute for Integrative Nutrition of New York. Con estudios de Executive Coaching en Handel Group, EEUU, terapeuta en Emotional Freedom Thecnique (o tapping) y en Mindfulness.

No han comentado aún

Escribe un comentario

Tu email no será publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito