Intoxicacion con Metales Pesados

¿Sufres de problemas crónicos de salud y todavía no has encontrado las respuestas que buscas?

Si sientes que has estado buscando respuestas durante demasiado tiempo, no está solo. Es posible que ya estés haciendo todo lo que puedes para mantenerte saludable. Te apegas a tu dieta orgánica. Obtienes tanto ejercicio como puedes tolerar. Meditas, tomas tus suplementos diarios, te das tiempo para ti.
Hasta donde se puede decir, está haciendo todo bien y, sin embargo, tus síntomas persisten: fatiga, migrañas, dolor en las articulaciones, mente nublada, lentitud, inflamación, estreñimiento y otras alteraciones digestivas, susceptibilidad a las infecciones, nerviosismo y ansiedad, insomnio, mala memoria, sobrecrecimiento bacteriano y de levadura, erupciones cutáneas, déficits atencionales, desregulación del estado de ánimo.


Lamentablemente, estos tipos de síntomas son cada vez más comunes. Si sufres de cualquiera de estos con regularidad, es probable que hayas acudido a un sinnúmero de profesionales de la salud, hayas buscado en Internet y hayas leído todo lo que puedas tener a la espera de un alivio que nunca llega o que dura poco tiempo. Puede que incluso le hayan dicho que está “todo en tu cabeza”, que es “hormonal” o que “solo es estrés”. Sin embargo, a medida que tus síntomas continúan, te preguntas: “¿Qué me he perdido? ¿Por qué mi cuerpo todavía se siente de esta manera?

En esta era moderna, somos bombardeados por toxinas de todo tipo imaginables. Nuestros cuerpos están sujetos a una avalancha de productos químicos peligrosos a diario a causa de la contaminación del aire, plásticos y agentes de limpieza industrial, sin mencionar los miles de nuevos productos químicos introducidos en nuestro medio ambiente cada año. Las toxinas también saturan nuestros depósitos de agua, caen del cielo y se esconden en nuestros hogares y lugares de trabajo. Esto se ha convertido en una desafortunada realidad de la vida moderna. Sin embargo, si experimenta alguno de los síntomas anteriores, hay una buena posibilidad de que una clase particular de toxinas sea la culpable. Son conocidos como metales pesados tóxicos. La toxicidad de los metales pesados -metales como el mercurio, aluminio, cobre, cadmio, níquel, arsénico y plomo- representa una de las mayores amenazas para nuestra salud y bienestar. Si bien la toxicidad de metales pesados es bastante común, no se diagnostica comúnmente. Esto se debe a que la toxicidad de metales pesados es un adversario evasivo. Se mantiene bien escondido dentro de nuestros cuerpos, nunca se revela a menos que estés activamente buscándolo.

Los metales pesados tóxicos están prácticamente en todas partes, y están presentes en las cosas con las que entramos en contacto todos los días, como latas de aluminio y papel de aluminio, baterías, utensilios de cocina de metal, pintura vieja e incluso los alimentos que comemos. Por ejemplo, los pesticidas y herbicidas (que son difíciles de evitar por completo incluso con una dieta orgánica estricta), son una fuente común de metales pesados. Como resultado, la mayoría de nosotros estamos transportando metales pesados que han estado con nosotros durante casi toda nuestra vida y que se han enterrado profundamente en nuestros tejidos. Desafortunadamente, son estos metales “antiguos”, los que han estado acechando nuestro sistema por períodos prolongados de tiempo, los que representan la mayor amenaza. Por ejemplo, con el tiempo los metales pesados tóxicos se pueden oxidar, causando daño al tejido circundante y promoviendo la inflamación. Literalmente envenenan nuestros cuerpos y pueden infligir daños en prácticamente todos los sistemas y órganos, incluidos nuestro cerebro, hígado, sistema digestivo y otras partes de nuestro sistema nervioso. Los metales pesados tóxicos representan una carga inmensa para nuestro sistema inmunitario, dejándonos vulnerables a una variedad de enfermedades.

Si bien las toxinas de todo tipo son perjudiciales, los metales pesados representan una amenaza única. No solo son perjudiciales por sí mismos, también son una forma de neurotoxina (un veneno que interrumpe la función nerviosa y confunde el sistema inmunológico). Las neurotoxinas de metales pesados pueden inflamar e irritar nuestro sistema nervioso central (especialmente nuestro cerebro), causando síntomas múltiples como pérdida de memoria, confusión mental, fatiga y depresión. Los metales pesados tóxicos también pueden promover la inflamación en el tracto digestivo, liberando venenos en nuestro intestino. Como si esto no fuera lo suficientemente malo, los metales pesados también sirven como fuente de alimento para virus, bacterias, parásitos y otros patógenos en nuestro cuerpo. Por ejemplo, los metales pesados pueden servir como un terreno de alimentación para Streptococcus A o B, E. coli, C. difficile, H. pylori y células de levadura. Esto puede crear un crecimiento excesivo de múltiples bacterias en nuestro intestino, lo que resulta en una condición conocida como SIBO (sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado), que se caracteriza por hinchazón, dolor abdominal, diarrea, estreñimiento (o ambos) y puede conducir a deficiencias nutricionales. Además, los virus como el Epstein-Barr y el herpes zoster se alimentan de metales pesados tóxicos, esto puede producir síntomas como hormigueo, entumecimiento, fatiga, ansiedad, palpitaciones, zumbidos en los oídos, mareos y vértigo, así como dolor de cuello, dolor de rodilla, dolor en el pie, dolor en la parte posterior de la cabeza y una variedad de otros dolores que a menudo se atribuyen a otras causas. “Con el tiempo, los metales pesados tóxicos se pueden oxidar y dañar el tejido circundante y promover la inflamación”. Cuando patógenos como Epstein-Barr, el herpes zóster y muchos otros se alimentan de metales pesados, transforman los metales en una forma especialmente agresiva de neurotoxina. Esta neurotoxina secundaria es el subproducto y el desperdicio de estos patógenos, y tiene la capacidad de viajar por todo el cuerpo y causar aún más estragos en el sistema nervioso central. Este fenómeno puede desorientar a los médicos, llevando a diagnósticos incorrectos como la enfermedad de Lyme, lupus, artritis reumatoide y muchos otros trastornos autoinmunes, porque los análisis de sangre comienzan a perder su precisión cuando el torrente sanguíneo se llena de subproducto neurotóxico y desechos patógenos. Estas neurotoxinas pueden incluso cruzar la barrera hematoencefálica, donde cortocircuitan nuestros neurotransmisores (los químicos que usan nuestras células cerebrales para comunicarse entre sí). A su vez, esto puede desencadenar depresión y otros trastornos del estado de ánimo, pérdida de memoria y una variedad de otras deficiencias cognitivas. Por lo tanto, no sorprende que los metales pesados desempeñen un papel destacado en nuestras epidemias actuales de “enfermedades misteriosas” y enfermedades degenerativas como el Alzheimer. y demencia A pesar de todo esto, la toxicidad de los metales pesados sigue siendo un fenómeno relativamente inexplorado (y no tratado). A pesar de lo que sabemos sobre los peligros de los metales pesados, hay mucho más que aún no se ha descubierto. Los metales pesados pueden ser el principal “antagonista oculto” y las enfermedades misteriosas se gatillan en muchos de nosotros, contribuyendo a todos los síntomas antes mencionados y más.

Esmeralda Herrera
Esmeralda Herrera

Health y Business Coach

Curiosa por esencia, emprendedora multi pasiones, apasionada por el desarrollo del potencial humano. Health Coach del Institute for Integrative Nutrition of New York. Con estudios de Executive Coaching en Handel Group, EEUU, terapeuta en Emotional Freedom Thecnique (o tapping) y en Mindfulness.

No han comentado aún

Escribe un comentario

Tu email no será publicado.

0

Tu carrito